Videos de humor en alta calidad

Dicen que a lo bueno pronto se acostumbran las personas, y desde luego yo también creo que es cierto, sobre todo si eso nos da un mejor nivel de vida y mucha comodidad, que parece que es el mantra de la sociedad civilizada a día de hoy. Nos gusta lo bueno, lo fácil y, a poder ser también, lo gratuito; desde luego, esto debe ser el verdadero significado de la sociedad del bienestar, jeje.

Y cuando se trata del humor, no vayas a creer que la cosa es muy diferente. Aquellos que nos dedicamos al contenido humorístico en internet nos damos cuenta de que el cibernauta que accede a cualquier recurso online para buscar cualquier contenido que tenga que ver con el humor, ya no se conforma con la cosa más banal; así que, aviso a navegantes: si están pensando en hacer algún sitio web con sólo unos cuantos chistes, cuando años atrás esto estaba de moda, mi opinión es que ni siquiera deberías empezar. El público que vas a encontrarte necesita y exige una calidad que antes no buscaba, pero que ahora le es imprescindible. Y hay un momento en el que se imagina que esto empezó, además ni siquiera es muy antiguo en el tiempo, si nos ponemos a pensar.

Todo empezó con las descargas gratuitas (llámense así, o ilegales, o piratas, o como quieras hacerlo) y la aparición de nuevos códecs de video. Al principio cualquiera soportaba ver cualquier contenido en baja calidad, con mal sonido, mala visión, incluso en otro idioma subtitulado o no, casi agradecidos de poder verlo antes que nadie y poder disfrutarlo en la comodidad de tu casa. Pero la calidad de las películas en pantalla nos atrapó, la nitidez y percepción de los detalles que los nuevos medios técnicos nos proporcionaba nos parecieron tan buenos, que en poco tiempo ya no queríamos prescindir de ellos. Ahí empezó el final de las descargas en screener, por ejemplo, cosa que podríamos decir que a todos gustó, porque no sólo había menos peligro en las salas, sino que también se podía desarrollar la tecnología de vídeo para hacer que la calidad mejorara aún más. Y es que ya se empezó a trabajar en dos frentes: uno, el de la red, donde miles de rippers buscaban la forma de no perder calidad, e incluso mejorarla, sin mermar en el tamaño del vídeo, también importante; y dos, el de la misma producción de la película, cuyos responsables empezaron a usar para su grabación precisamente los mejores medios a su alcance. Resultado: máxima calidad lo mires por dónde lo mires.

Y es que en internet el buen visionado de cualquier recurso se ha impuesto sí o sí a todo lo demás. La aparición del HD o HQ fue la gran revolución, y se trabaja para mejorar cada vez más su resolución; y no sólo se limitó a internet donde apareció, sino que ahora se intenta aplicar a todos los ámbitos del visionado, incluyendo la famosa TDT y los canales por cable. Pero está claro que la web es el lugar donde más se busca la alta calidad, y alucinarías al saber la cantidad de webs para adultos que se han venido abajo sólo porque no ofrecían videos porno HD, o incluso porque después su calidad no era justamente la que prometía. Parece que ver pornografía ya no es lo que era, y no solamente se trata de ver tener sexo a dos personas desconocidas, jeje: ahora tienes que percatarte de todos los detalles a máxima resolución, o ya no estás interesado, ¿qué te parece?

¿Y el humor online está en el mismo nivel? Pues no lo dudes, incluso han perdido interés los tradicionales videos caseros de caídas, accidentes o torpezas varias, si su imagen no es nítida. De hecho, ya el público pide que se especifique en su descripción cuál es su calidad de visionado, hasta el punto de no intentar ni siquiera verlos si no es HD. Y esto no pasa sólo con los videos de humor, sino que también llega al humor gráfico si no realizado en la mayor calidad de gráficos. Una locura, podría decirse, y es que no se sabe si tal búsqueda de primicia y perfección es en realidad un avance, o nos hemos pasado en la búsqueda de la excelencia.